Logo

Porque sin ella es imposible hacer vino con amor.

La viña es una planta agradecida que soporta la pobreza del suelo hasta la extenuación, único ante la sequía, requiere sin embargo mimo y cuidados durante todo el año, ararla, podarla, clarearla, despuntarla, hacer que pases horas con ella, y eso sólo lo hacemos gente con amor y pasión por el campo.

La Tierra te da generosamente lo que tú tanto aprecias, los racimos, maduros para la vendimia, que avisa que llegó el otoño en el campo.

Un placer para quiénes lo amamos.